miércoles, 22 de marzo de 2006

Et le soleil ne le sait pas (transición)


Y si mientras más camino se ajusta el dogal en mi garganta.
Y si me quedo quietecito me pasan la lengua los grillos.
Y si te aprisiono no estas libre.
Y si estas libre no te sujeto con fuerza.
Si el grito que hago es escandaloso.
Si las curdas son cada vez más deprimentes.
Que la emoción más dulce fue que se cayó el azúcar.
Que la ultima vez que dije que no, me remacharon una bala de desprecio.
El lugar más raro que conocí fue mi propia cama.
Las palabras más hermosas se las dije a un río de lava.
Que últimamente está carísimo el recuerdo.
Que ya me quedé sin vino y calesitas otra vez.
Si ya perdí la vergüenza de verme desnudo
Si ni siquiera le conocía y le dije que no saliera con el pelo mojado.
Y si me miraba, te juro que me rendía.
Y si no les mentí, pero tampoco dije nada.
Y si quedé crucificado en la cordillera de su espalda.
Y si vieras lo que puede ser un asesino sin balas.

3 comentarios:

flor dijo...

Esta boca es mía le dije una vez... y nunca más lo volví a ver...

Heraldo Negro dijo...

Este esta bueno en serio

Sirenita dijo...

curel y tristemente bello